28 septiembre 2008

Bienvenidos, Galileos

Imagen de ski79 en www.flickr.com
Dicen que el escritor francés Stendhal sufrió un desmayo cuando se vio abrumado por la belleza de la Iglesia de la Santa Croce, en Florencia. Cuando yo la visité, hace unos años, lo que estuvo a punto de causarme un desmayo fue comprobar que allí, precisamente en una iglesia, reposan los restos de Galileo Galilei, a quien el Tribunal de Inquisición hizo pasar amargos días... Un fraile franciscano que merodeaba por allí, se me acercó con gana de charla; tras presentarse como "hermano Baccarelli" me dijo que, por los años sesenta, el río Arno se desbordó y causó una grave inundación. La Santa Croce sufrió importantes daños, entre otros la rotura de tumbas, cuyos moradores, violentamente raptados de sus lechos, flotaban aquí y allá en las turbulentas aguas. Cuando llegó la calma, los muertos fueron devueltos a sus tumbas aunque, a decir de Baccarelli, no con mucho rigor ni cuidado, de modo que nadie podría asegurar al cien por cien que en la tumba del escultor Miguel Ángel no esté su biógrafo Vasari, o que en la de Maquiavelo no repose un príncipe renacentista... Me gusta pensar que los huesos de Galileo aprovecharon la riada para escapar de allí, que con el Arno llegaron al mar, luego al océano y que desde la inmensidad de sus aguas el viejo científico contempla cada noche el baile incesante de las estrellas, de los planetas, de los satélites... Y que grita, con toda la fuerza de sus huesos descarnados, ahora ya sin miedo: "¡Se mueven! ¡Ya lo creo que se mueven!".

Comenzamos durante este curso una nueva asignatura, "Ciencias para el Mundo Contemporáneo", concebida para que los alumnos de los bachilleratos de Humanidades y Sociales tengan también una formación científica (no entiendo muy bien el sentido de esta asignatura en los bachilleratos de Ciencias y Tecnología...). Se nos ocurrió a los profesores que vamos a impartirla crear un blog donde los chavales expongan sus trabajos, sus ideas, sus opiniones sobre multitud de aspectos relacionados con la nueva materia. Y buscando un título para el mismo, enseguida surgió la frase de Galileo: "Eppur si muove...". Seguramente es una frase apócrifa, lo sé, el hombre no tendría el cuerpo para rechistar después del "pollo" que le había montado la Inquisición... pero resume bien la filosofía de la Ciencia Moderna que estaba naciendo: puede que los prejuicios se impongan, pero la verdad siempre será inmutable.

Con el anhelo de conocer la verdad, admirarla en su esplendor y defenderla de supersticiones nace el blog: deseémosle larga y fructífera vida.





1 comentario:

AlexV14 dijo...

Jeje, aun que en el blog de cmc no se viera el autor bien se sabía y podía apreciarse que esos post solo los puede escribir Antonio ;)
Podría haber cada semana un profesor invitado al blog, por ejemplo uno de los Artículos (si, con mayúscula) de Tomás en
www.antesdeterminar-capital.blogspot.com
O otro de los Artículos de Marian que lleva mucho sin postear.
Tampoco estaría de más ver artículos de profesores, por ejemplo Dori, ¿como sería un post de Dori? ¿De qué trataría? O de Cosme, Pedro, Lucía, Pepa, Encarna, etc...
Seguro que habría un cúmulo de cosas interesantes.

Bueno nada más que me enrollo ;)

Saludos.